Fricción

Este proyecto surge un año después del terremoto de Cinchona, en las zonas de Vara Blanca y Los Cartagos de Heredia (ambas cercanas al epicentro), con el fin de explorar la re-construcción de la cotidianidad a un año de que la tierra sacudiera sus realidades.

Durante 2 meses visité y acompañé a 5 familias en su diario vivir. En este proceso, fue posible comprender que el terremoto claramente había marcado un antes y un después en los tiempos vivenciales de estas personas. Sin embargo, esto se debió no solo a que el evento había creado nuevas vulnerabilidades e incertidumbres, sino y sobretodo porque había venido a evidenciar las dificultades ya existentes antes del desastre.


         

La normalización de la vida cotidiana de estas personas estaba marcada entonces por ese roce entre dos realidades: el antes y el después del evento. Entre los retos diarios que venían de siempre, y las nuevas grietas que dejó el terremoto.

Este proyecto explora las circunstancias cotidianas de esas familias, su relación con una tierra fragmentada y los objetos de su vida que materializaban sus vivencias. Pero sobretodo, el proyecto busca resaltar la admirable resiliencia de estas familias, que re-construyeron su vida diaria en medio de la fricción.

Créditos

Fotografías - Alessandra Baltodano

Lugar - Costa Rica

Año - 2010

Texto - Alessandra Baltodano

proyectos relacionados

Según las creencias Bribri, en el cuerpo habitan dos almas: la del ojo derecho y la del izquierdo. Al morir, Wikol, el alma del ojo derecho, viaja hasta el inframundo. Wimblu, el alma del ojo izquierdo, permanece entre los huesos rondando el mundo de los vivos.  

 

According to Bribri beliefs, two souls inhabit the body: the right eye soul and the left eye soul. At death, Wikol, the right eye soul, travels to the underworld. Wimblu, the soul of the left eye, remains among the bones prowling the world of the living.